domingo, 11 de julio de 2010

Roberto Mangabeira, un ideólogo sobresaliente.

Introduciendo a Roberto Mangabeira... "Un progresista es siempre un conspirador contra el destino" entrevista de Boris Muños en El Malpensante.

A continuación algunos fragmentos de la entrevista:

"Mi situación tradicional en la política es tener un discurso que solo mis adversarios pueden comprender".

"Veo que en general el acontecimiento social más importante en América del Sur en las últimas décadas es el surgimiento, al lado de la clase media tradicional, de una segunda clase media, que es una clase mestiza, morena, que viene de abajo. Está compuesta por millones de personas que luchan para construir pequeñas empresas, que estudian de noche y que inauguran una cultura de autoayuda e iniciativa. Ya están al frente del imaginario popular. Son el horizonte que la mayoría quiere seguir, un horizonte mucho más pequeñoburgués que proletario."

"Con eso [mejor educación pública] el Estado crearía deliberadamente una contraélite republicana capaz de competir con la élite de herederos que tenemos en nuestros países."

"A nosotros [América Latina] nos toca evitar los atajos, todos los atajos. Éstos son la venta del trabajo barato, la riqueza basada exclusivamente en la extracción de recursos naturales, el personalismo como alternativa a la reinvención institucional. La falta de esperanza en nuestros países nos ha llevado a la atracción fatal del cortoplacismo."

"Muchas veces los que se imaginan revolucionarios piensan de la siguiente forma: “Nosotros –dicen– no conseguimos consolidar en los hechos una alternativa, pero al menos liberamos a Venezuela de una circunstancia de subyugación colonial”. Y los opositores no comprenden estas palabras porque no valoran la importancia de la cuestión colonial y nacional. La cuestión nacional es el punto central porque remite a la pregunta: ¿somos o no somos un verdadero país?, ¿es nuestro destino obedecer, imitar y copiar?, ¿vamos a ponernos de rodillas o no? Ahora, como decía, estas preguntas corresponden simplemente al momento de rebeldía, y ese momento, como quiero acentuar, es solo un preámbulo. La rebeldía tiene que ser seguida por un proyecto, si no fracasará."

"el camino no es sustituir al mercado por el Estado, así como no es sustituir la democracia representativa por la democracia directa. El camino es reinventar progresivamente el contenido institucional de la economía de mercado, ponerlo al servicio de la democracia y la inclusión, y así alcanzar una democracia que no necesite de la crisis para producir cambio."

"¿Qué es la Tercera Vía? Es la primera vía endulzada. El azúcar es la redistribución compensatoria."

"hay que sustituir los dogmas excluyentes por un experimentalismo generalizado. La economía de mercado no debe estar presa de un solo modelo, debe responder a regímenes alternativos de propiedad que coexistan en la misma economía de mercado. De igual forma, en la manera de organizar la democracia hay que valorar la capacidad de crear experimentos, como la necesidad de sustituir el federalismo clásico por un federalismo cooperativo que facilite la creación de contraejemplos del futuro."

"La creación de un mercado de consumo masivo no es un vicio. Es una virtud y un objetivo. Pero no puede ser el objetivo principal. Basta ver lo que ocurrió en Estados Unidos y los países europeos en la última mitad del siglo XX. Crearon un mercado de consumo en masa, pero no redistribuyeron el ingreso. La redistribución del ingreso y de las oportunidades fue reemplazada por una seudodemocratización del crédito, posibilitada, en parte, por una sobrevalorización de los inmuebles. Ésta es una de las raíces de la crisis financiera actual: una falsa democracia de crédito en vez de una verdadera democracia de propiedad y oportunidad."

"en los países ricos prevalece una idea de la política ambiental como una política postideológica, postestructural. La idea básica es que la historia nos defraudó. En consecuencia, vamos a refugiarnos en la naturaleza como un gran jardín que nos permite consolarnos de las decepciones de la historia. Para nosotros la política de defensa de la naturaleza debe ser una incitación conducente a reinventar los grandes conflictos y las grandes controversias sobre las alternativas económicas y sociales, no un pretexto para abandonarlas."
Publicar un comentario