sábado, 2 de agosto de 2008

Las ideas políticas y su devenir histórico


Si bien Marx realiza el primer paso histórico hacia una teoría materialista de las ideas, la crítica materialista aún tiene mucho por recorrer. Es preciso afianzar y ahondar en la tesis crítica de que la cohesión de un discurso político depende de las circunstancias económicas y políticas de sus usuarios. Esta afirmación revela su complejidad cuando tratamos de interpretar la noción de usuario desde las múltiples perspectivas del sujeto crítico [1]. Al referirnos a usuario, se recurre a calificaciones como clase, partido, grupo, gremio, persona(s), etc. El historiador interesado en estudiar la evolución de las ideas políticas desde el materialismo histórico debe ser cuidadoso a la hora de identificar estas categorias sociales con determinadas ideas políticas. De la misma forma en que las personas en su transcurrir toman un rumbo diferente al de su primera clase social, así mismo las ideas políticas toman rumbos diferentes al de sus usurios circunstanciales. Al interpretar las ideas políticas como herramientas sociales, no solo estamos asumiendo una posición materialista al relativizar el usuario en el espacio social, pero igualmente trascendentalista de la historia en la medida en que nos permite una crítica de las ideas que relativiza al usuario en el tiempo social. Es a una teoría de la crítica que relativiza tanto el espacio como el tiempo social a lo que llamo una Teoría neoObjetiva. Desde esta Teoría neoObjetiva, la relación con las ideas políticas toma una óptica compatible con el fonocentrismo. La Teoría neoObjetiva bien podría ser considerada como una evolución natural de las teorias críticas. Esta no representa ninguna ruptura, pero si una forma de radicalización al relativizar no solo el espacio social sino también el tiempo social, siendo más pescisos, relativiza el espacio-tiempo social lo cual es una noción más compleja que el espacio y el tiempo social por separados. Para finalizar, he de realizar un último movimiento crítico al notar que la relación entre usuario y herramienta esta determinada por criterios puramente dinámicos y no de substrato físico, lo que implica la posibilidad de que una idea política pueda interpretarse como usuario y no como herramienta bajo una óptica histórica.

[1] Espacio-tiempo social.

Painting from Giacomo Balla.
Publicar un comentario