miércoles, 29 de mayo de 2013

Notas sobre populismo(s)


No debe confundirse el populismo anglosajón con el latinoamericano. Ambos combaten cosas diferentes.  El populismo anglosajón tiene como principales derroteros el elitismo político-intelectual, entre sus enemigos esta el conservadurismo ilustrado. También ataca al socialismo pero anglosajón, y solo en los últimos tiempos, con la innegable migración, al populismo latinoamericano.  Lo que es más, el populismo americano defiende el hiperliberalismo (dirán los liberales que eso no existe), no exactamente el ethos del populismo latinamericano.  Por otro lado, el populismo latinoamericano tiene como principales derroteros al neocolonialismo; no tanto al capitalismo burgués de factura anglosajona, ni mucho menos a la (otrora?) burguesía europea del estado de bienestar.  A la hora de defender o atacar el populismo latinoamericano desde una postura intelectual –con su equilibrio entre sensibilidad política y filosófica– se deben incorporar estas distinciones histórico-coyunturales y desde allí establecer las alianzas discursivas.  Su proyección trascendente debe ser gradual, las discontinuidades precipitan los anacronismos.
Publicar un comentario