sábado, 30 de junio de 2012

Licencia para soñar


La plusvalía es clave en toda forma de desarrollo socio-politico, socio-económico y socio-cultural. Parece absurda vista desde la mentalidad del individuo cartesiano. El capitalismo fundamentalista solo acepta la plusvalía que contribuye al desarrollo económico de la sociedad, el capital; el paroxismo socialista solo acepta la plusvalía que contribuye al desarrollo político de la sociedad, la burocracia; el paroxismo cultural solo acepta la plusvalía que contribuye al desarrollo cultural de la sociedad, la educación de inspiración humanista. Es preciso recordarles a cada uno de estos fundamentalismos, que la sociedad requiere de todas y cada una de estas plusvalías. La plusvalía ajena, siempre se presentará absurda. La plusvalía es el margen de libertad de cada ámbito; libertad que le permite soñar (que no dormir), proyectarse en diferentes futuros probables y ambiciosos, inventar sus propias utopias. Esto es un papel fundamental de la vida, el crecimiento. Todo esto lo digo porque en la actualidad las utopias del mercado de capital reinan, las utopias políticas sobreviven, y la utopia académica ha sido declarada por el capital y por una enrarecida democracia como enemigo público.

Related texts: The Teleology of Education (Ernst Blog).
Publicar un comentario